Adrián Posse
Su real pasión por la vida... la música…

Por Rossana Azuero

Es uno de los nombres más importantes e influyentes en la industria de la música latina como productor, compositor y gran ejecutivo. Ha trabajado con artistas de la talla de; Paulina Rubio, Luis Miguel, Rocío Durcal, Raúl Di Blassio, Carlos Santana, Christina Aguilera, Rod Stewart, Paul Anka, Thalía, Belinda y Shaila Durcal, entre muchos más.

Uno de sus grandes proyectos fue hacer una compañía de música, la cual sería impulsada principalmente por los distintos medios de un grupo de entretenimiento, proyecto que fue presentado al Grupo Televisa.

“Esa fue una idea mía que presenté a Emilio Azcárraga y por primera en el mundo vez se unió la televisión con una disquera tradicional, Televisa Music con EMI Music Group. Tenía que hacer la fusión con la televisión, el cine, el deporte y la música, realmente fue un gran negocio”.

¿Adrián, cuál fue el primer artista que tu produces? “Fue una casualidad. Era cantante, gane dos Festival Oti de la Canción y dos Viña del Mar. Luego entré a un conjunto muy importante folklórico llamado Guancagua, y me fui a Europa. Era muy chico, ellos me llevaban bastante años y ahí conocí a Serrat, yo trabaja en un bar que tenia Joan Manuel en Barcelona”.

Recorrió El Olimpia de Paris, eso era como un sueño para un muchacho del interior, humilde, de Pergamino, Prov. Buenos Aires, Argentina.

“Tenía unos 18 o 19 años y aprendí mucho mucho en esos viajes. Regrese a México y Mario Kaminski el papá de Ángel Kaminski que está dirigiendo Warner Music en México, su otra hija es la Directora de Marketing de Sony, Paula, que dicho sea de paso la traje a este país, me contrata como productor y le pregunto: ¿señor Mario usted cree que puedo hacerlo? Estoy seguro, me respondió. Es uno de los hombres bravos en la música…”

“…Mi primer artista, volviendo a tu pregunta, fue un señor que se llamaba Atahualpa Yupanqui, el más grande folklorista, nunca me olvido. A partir de ese momento aprendí a producir porque él con su guitarra muy serio y de mal carácter me dice: ¿como salió la toma?, Donata no quiere venir a escuchar ¿acá?. El estaba lejos y grande de edad y en un tono bastante molesto responde: Oiga, está bien o está mal, porque para eso le pagan. Está bien señor, si me gusta la toma, en tres versos que me dio aprendí muchísimo”.

De ahí Adrián Posse encontró la mejor terapia para cultivar luego la amistad de prominentes figuras y de paso conocer su real pasión por la vida, la música.

“Trabaje con Osvaldo Pugliese, uno de los más grandes tangueros. Hice el primer bandoneón blanco, lo fabriqué porque es muy difícil, ya no se fabrican. Luego armé un grupo de rock, recuerdo que mi primera mujer casi me echa de la casa porque llegué con dos cochinitos al apartamento, que era muy pequeño, y me los lleve a dormir. Yo se los cambie al dueño que me hizo el video, era de música pesada”, evoca con una sonrisa.

Es evidente su entusiasmo por seguir añadiendo capítulos a esta, su historia, la que comprende mas de de 20 años de carrera artística. “Naci para esta profesión y para entregarle lo mejor a todos ustedes”, sostiene luego de hacer una pausa (pensamos que se había disparado la alarma de incendio) y continua con otra historia. “Firmé a Fito Páez a la edad de 16 años. Él me esperaba en la puerta de la compañía y me repetía siempre, Posse aceme grabar. Cuando escuché las canciones casi me muero, es un genio, gran poeta, el más grande de Argentina y grabamos juntos los más grandes hits que están en su álbum ‘Giros’…”

Esto ha llevado a Adrian a vender más de 40 millones de discos mundialmente, a ser premiado con más de 10 Premios ASCAP y a trabajar con grandes artistas a nivel internacional como Celine Dion, Luis Miguel, Cristian Castro, Ricardo Montaner, Lucero, Alejandra Guzmán, , José José, Juan Gabriel, Rocío Durcal, Alexandre Pires, Pablo Montero y Mijares, entre otros.

Su talento como compositor lo dejó plasmado en el tema “Para amarnos más”, convertido en un éxito en la voz de Mijares.

“Esa canción pego muy fuerte, la gente se casa en México con ese tema y con un detalle porque la letra dice: ¡nuestra casa chica, el tiempo no importa porque siempre habrá un buen día, para amarnos más!

La casa chica en México significa otra cosa, es que tenés otra casa, pero en mi caso era porque era muy chiquitica, media cincuenta metros cuadrados todo el departamento, bueno para esa época no teníamos dinero”.

En ese alud de recuerdos y evocaciones, nos cuenta que renunció siendo el productor de la compañía Emi en Argentina.

“Llego a México solo, un momento muy especial de mi vida, la época del rocanrol. Fue un año mirando pasar la gente en un bar, escribía y decía ¿que va a ser de mi?. Estaba en un hotel de la Zona Rosa. Mi primer álbum lo hago con Jesús López que ahora es Regional de Universal y él me da una artista, María del Sol, ese fue mi primer trabajo. Luego me contrata la Emi como Director Artístico otra vez y hago en ininterrumpido, Alekx Syntek, Paulina, Thalía, una sucesión de éxitos de no parar, también las canciones de Juan Gabriel que vendió un millón de discos, ni yo me lo creía. México me lo ha dado todo, mujer, dinero, hijos, la mayoría de amigos míos son mexicanos, amo ese país”. Recientemente produjiste el disco de Ricardo Montaner, ¿la tercera es la vencida?

“Trabajar con Ricardo es algo espiritual, nos llevamos muy bien, él me da mucha paz, las cosas nos salen naturalmente, sin forzarnos. Si, este es el tercer álbum y es algo muy difícil entre un productor y una estrella que se dé, gracias a Dios con unos resultados increíbles”.

Un rasgo de él es la orientación hacía el mercado. Adrián, es un productor que procura crear de acuerdo a lo que puede tener mayor acogida, es el caso ahora con José Luis Rodríguez y un homenaje a las canciones del ídolo de multitudes, Roberto Sánchez, ‘Sandro de América’.

“Si – comenta - nuestro querido Sandro. Me emociona mucho este disco, es único y esto será un hit, te lo aseguro. La voz del Puma esta impecable, va a estar saliendo en un mes y dará mucho de qué hablar”.

Su arte, es una herencia eterna no solo para los artistas sino para todos los que hemos tenido la suerte y el honor de conocer a Posse ya que al ubicarlo como ser humano, se le podría definir como ‘el mejor cuate’, como lo dirían sus amigos entrañables de ese México lindo y querido (su segunda patria), la que no solamente le dio estabilidad económica, sino emocional.

¡Que mágico resulta ser tu amiga, Adrian Posse!

Fuente: El Latino