Sitio web de Chiquinquirá Delgado
Chiquinquirá Delgado
"Yo soy obra de un MILAGRO"

Le piden de todo: fórmulas para la belleza, la juventud y el éxito. A cambio, ella arroja el maná de sus verdades. Escribe un libro, planifica un hijo -con Daniel Sarcos- y estrena programa.

POR NÉSTOR LUIS LLABANERO
FOTOS: ANÍBAL MESTRE

Exhibe una actitud abierta al diálogo. A pesar de todo. Es decir, a pesar de todo lo que le imputan -de verdad y de mentira- a su vida. Se habla del cerco de seguridad que la antecede cada vez que sale de su casa. Un hecho. Se escribe con ferocidad sobre su definitivo segundo divorcio. Ríe. Le vaticinan un tercer matrimonio. Descartado. Dicen que discierne entre quedarse en Venezuela o establecerse en otro país, y hasta en otro continente. Acaba de comprar residencia en Baruta.

Ella sabe que después de dieciocho años en el medio, no todo lo que se dice es cierto. Lo que es una verdad de catedral es que tras su renuncia a Portada's, la revista diaria de sólido rating, estrenará un programa semanal donde hará de Cupido, a partir de marzo en Venevisión.

La presentadora de los ojos felinos llegó sola a la cita, conduciendo la camioneta de su esposo. Antes de su aparición, comprobó, vía telefónica, que el lugar elegido para la entrevista no presentara alguna vulnerabilidad. Asegurada de que todo estuviera en su lugar, entonces entregó la llave al parquero. Ahora sí… adelante. Bajó del vehículo blindado. Y escoltada.

Montada en unos zapatos muy altos y sin perder el equilibrio, no caben dudas de lo fresco que tiene el entrenamiento recibido en 1990 para ser reina. Se desplazó apresuradamente y en el recorrido agitó su voluptuosa presencia. La Chiqui, así la llaman, no camina; ella lo que ejecuta, en cada paso, es el desfile personal de la leona maracucha que es.

Entre hechos y dichos, convirtió el humor en su arma. Con su risa aclaró, con su risa prometió, con su risa agradeció un té, que le resultó elixir suficiente para explicarse. Fuera sus lentes de sol. El cara a cara ha comenzado.

"Portada's es un apostolado"

"Vengo de vacaciones", menciona sin revelar destinos. Sus hombros y brazos denuncian que ha ido al mar. "Y estoy recargada". Buen estado para enfrentar el huracán informativo en que se ha tornado su vida desde su salida del magazine.

"Portada's es casi un apostolado. No te permite acostarte tarde ni salir de la ciudad, aunque a mí me dio seguridad profesional. Al ser un programa en vivo y diario, yo comencé a ausentarme por motivos laborales y eso suscitó polémica. Tenía que viajar hasta por un mes. Se generaron comentarios acerca de mi salida. Casi todo era cierto, excepto que hubiera en principio una oferta de otro programa en el canal".

Consideraba injusto no dedicarle el tiempo merecido a un espacio que fue su primer gran proyecto, donde ella llevaba el peso como anfitriona. Y en el cual, además, la productora Edith Valerio le había dado el apoyo que esperaría un debutante con altas aspiraciones.

Se dijo que tenías de rodillas a Venevisión…
"Lo leí, pero no le hago caso a rumores. Yo me senté con Joaquín Riviera y le dije lo que estaba pasando. Que estaba faltando por compromisos externos, que no quería perder Portada's, pero que no sabía qué hacer. Él me dijo: 'Hay un proyecto, ¿quieres hacerlo?'. Sentí que el canal me decía 'no queremos perderte'".

¿Portada's era tu programa?
"Era nuestro programa. A mí no me gusta hablar de mi audiencia ni de mi set, porque el trabajo en televisión es de equipo, pero, por supuesto, tener un programa pensado para ti es la meta de cualquier animador".

Sobre todo si no hay química personal con los compañeros…
"Esos comentarios fueron lo más fuera de lugar que salió a la luz. Ese bochinche que la gente ve en pantalla, así tal cual sucede cuando apagan las cámaras. Y nos llamamos, y yo voy a casa de Mariángel (Ruiz), y Leo (Villalobos) viene a mi casa, y nos hemos ido todos a la playa juntos".

Donde nace el amor
La primera quincena de este mes está previsto el comienzo del espacio Donde nace el amor (miércoles o jueves a las 8:00 pm). Los participantes -famosos o no- irán a conocerse y a encontrar pareja. "Cada vez que hablo del programa me doy cuenta de que hay mucha gente sola en este país. Sí, muchos me preguntan ¿dónde es ese programa? ¡Pero para ir ya! ¿Será que los venezolanos somos muy exigentes? Tal vez hay mucha individualidad y egoísmo. Es un modernismo mal entendido".

¿Dónde nace tu amor?
"En mi caso, nació en la amistad. Doy fe de ello. Quien fue mi amigo se convirtió en mi esposo. La amistad se tiene que preservar en la pareja. En el programa, yo seré responsable de que se genere la química, que es fundamental, aunque la química pide después otras cosas".

¿Y tú estás en la química o en el después?
"Mi pareja y yo hemos hecho grandes esfuerzos para alargaaaaar la química (se ríe)".

¿Con resultados favorables?
"Lo hemos conseguido. Si no todo el tiempo, por lo menos a ratos (no para de reírse de ella misma)".

Chiquinquirá llama al anfitrión de la mesa. Solicita un servicio de hielo.

"Según mi mamá, el botox es maravilloso"

"Yo soy obra de un milagro", manifiesta cuando habla de su nombre María Chiquinquirá. "Más virginal, imposible. Sólo faltó que mi madre también me pusiera del Rosario". Ese es el segundo nombre de la Chinita de Maracaibo."Lo que pasó conmigo -se explica- es que antes de mí, mi mamá tuvo una bebé que nació enferma y murió casi inmediatamente. Y el médico le dijo que nunca más podría tener hijos, y que si los llegaba a tener saldrían defectuosos. Sin embargo, ella se arriesgó y tuvo dos. Antes de que yo naciera -un 17 de agosto de 1972 en el Hospital Coromoto de Maracaibo- hizo la promesa de que si la niña salía bien le pondría el nombre Chiquinquirá. Y aquí estoy, yo soy el primero de los dos milagros".

Con tanta revelación personal resumida, gira la conversación para un terreno donde se nos antoja que ella es una deidad. Se le pide que confiese cuantas ofrendas le ofrecen por causa de su belleza. "Hasta ahora ninguna, lo que recibo es cariño gratis y sincero de la gente".

¿Provee de más gloria un litro de agua bendita o un litro de botox?
"El agua bendita la he probado; el botox, no. Creo que el agua bendita tiene más beneficio. Según mi mamá, el botox es maravilloso".

¿Y tú que dices en función de tu mamá?
"Que cuando lo necesite saldré corriendo a buscarlo".

¿Es más salvador vestir Louis Vuitton o desnudarse para Playboy?
"Me ha tocado rechazar toda clase de desnudos en revistas y cine. No está en mis planes".

¿Quién te ha planteado semejante desafío?
"Playboy, Interviú, y he querido hacer cine, pero todas las propuestas incluyen desnudos abiertos, y no es la idea".

¿Desnudarse choca contra qué?
"Contra la idea que tengo de familia, donde los límites son parámetros de enseñanza. Ahora, si tengo autonomía sobre ese desnudo, pues podría hacerlo".

¿Por qué te hacen esos ofrecimientos?
"Creo que todo el mundo la lanza a ver si caes. La orden parece esa, entre más muestres más vendes".

¿No se trata de eso?
"Yo lo que quiero es hacer mi trabajo y cuento con la aceptación de la gente sin recurrir a desnudos. El talento no está en esa sobreexposición del cuerpo".

Pero el Miss Venezuela se basa en exhibir…
"Lo hice porque soñaba con entrar al mundo de la televisión y en mi Maracaibo natal las oportunidades son limitadas. Fue muy positivo haber participado".

¿Cuáles eran tus pretensiones artísticas?
"Yo quería ser presentadora".

Pero te iniciaste como actriz…
"El camino de la actuación llegó de imprevisto. Un día César Miguel Rondón estaba haciendo un casting para una telenovela. Nunca había actuado ni de extra, pero me quedé con el personaje en Calypso. Se desarrollaba en el estado Vargas, durante 1999, el mismo año del deslave. La telenovela se accidentó. Aún así, fue un gran regalo y una gran experiencia; y lo más reciente fue Cosita Rica".

¿El afán por la belleza es la llegada del Mesías o la cara del Apocalipsis?
"Cuando se va a un extremo es indicativo de que algo no anda bien. Probablemente hay carencia. Veo que la gente tiene mucho apego por ese tema. Me han preguntado abiertamente quién me las hizo (los senos). Yo les digo: 'mira, ¿y cómo te consta a ti que yo me las hice?'. Todo se supone. También se supone que yo tengo dieciocho operaciones, y en mi propia cara hasta me buscan las cicatrices".

¿Cuántas son realmente?
"Nariz y busto en su justa medida. Mientras haga falta y te veas mejor, bienvenidas sean. El panorama se pone negro cuando empezamos a abusar de ello. Eso sí es el Apocalipsis".

¿Cómo les dices a las venezolanas que las curvas no son todo?
"La mujer venezolana es suficientemente inteligente para saberlo. Creo que se está confundiendo la belleza física con lo que eres como persona. El gran atractivo de una mujer es la confianza en sí misma".

"Trabajo desde los 14 años"

"Trabajando, que te lo digo yo, es como se consigue dinero", responde La Chiqui a la actitud a veces conformista que no permite avanzar a algunas personas que prefieren vivir quejándose. "Yo trabajo desde los 14 años. Mi mamá tenía una amiga en Montalbán y yo vine a probar suerte y nos quedamos en su casa, en una habitación alquilada. La recuerdo como una etapa muy dura pero bonita por aleccionadora. Hoy no valoraría las cosas que tengo si no hubiese sido por eso, agarraba metrobús, me bajaba en Capitolio, El Silencio, Chacaíto. Iba a Herman's Institute, donde tomaba mi curso de modelaje y hacía pequeños trabajos. Sólo tenía tres vestidos. Eso te da un sentido de la vida. Vale la pena pasar por ahí".

¿Te parecen trabajadores los venezolanos?
"Sí, pero más las venezolanas que se levantan a las cuatro o cinco de la mañana, preparan todo, trabajan, regresan, limpian la casa, ayudan a la familia y hacen las tareas con sus hijos".

¿Lo analizas como síntoma socialmente saludable?
"Creo que pasa algo que no es ideal. La responsabilidad sigue cayendo en la mujer más que en el hombre".

También se ven historias de padres responsables…
"Pero tengo muchas historias cercanas donde los padres no están, especialmente cuando se divorcian. En mi caso, que estoy con Daniel y que tiene una hija de otra relación, puedo decirte que Daniel es excelente papá".

Ahora, ¿por qué en Venezuela hay tantos que trabajan y no llegan lejos?
"Creo que hace falta fijarse metas claras. Al no hacerlo se genera una actitud conformista y se abandona el sentido aspiracional. Parece que el país hubiese caído últimamente en una depresión colectiva. Creo que éramos más felices antes. Había un sentido de hermandad, solidaridad, no importaba el color. Hasta matrimonios se rompen por desacuerdos políticos".

¿No es tu caso?
"Para nada. Pero tengo casos cercanos. Se vive mucho en la superficialidad, en lo externo".

¿Te resulta fácil hablar de y con Guillermo Dávila?
"Sí, creo que todas las diferencias han quedado en el pasado, no soy de guardar rencores, aunque te hayan tratado horrible y te hayan hecho las peores cosas. Pienso que cargar con ese equipaje te hace más daño a ti que a la otra persona. Tal vez al principio fue más difícil, estaba muy joven, y el tiempo es la mejor cura para todo".

"Me refugio en mi familia"
Conoció la TV por dentro y así constató, al exponerse en pantalla, que los famosos causan euforia en la gente. Por eso, no pocos piensan que los dioses ahora tienen su santuario en la televisión. Chiqui dice que se trata de una consideración equivocada, pero que ocurre a escala mundial. "Creo que viene dado por la fantasía de los cinco minutos de fama de los reality shows. Pero esos minutos no resuelven la vida real".

Hablando de lo efímero, ¿drenas con libros formulistas de autoayuda?
"Yo utilizo la autoayuda, a mí me funciona, sin caer en fanatismos, sin ir a ochenta talleres. Creo en la idea de que si piensas bien las cosas te saldrán bien. En momentos críticos, me refugio en mi familia".

En la guerra personal, ¿eres siempre vencedora?
"La mayoría (de las veces), sí. Pero fíjate que me he vuelto más flexible, he aprendido que perdiendo se gana el conocimiento de una situación y autocontrol".

¿Llegas a ser histérica?
"No, pero soy terca, impaciente, perfeccionista, me gusta todo como yo dije. Soy celosa, posesiva, dominante. He aprendido a ser más relajada con eso. Quiero todo apretado, cerquita".

El tema de escribir un libro, ¿es una buena forma de mercadearse?
"Cuando un famoso hace un libro cree en su poder de convocatoria para generar alguna actitud en el público. Yo lloré con el de Daniela Bascopé, y le dije que era estimulante conocer su aplomo. Ahora, gente que hace biografías inventando historias, no me parece".

¿Tienes pensado firmar uno?
"Estamos trabajando en uno para adolescentes que saldría este año. Trata sobre el valor que debemos darle a la belleza, a la moda y sobre el culto a la imagen. Quizás se llame Chiquilladas o algo con mi nombre. Es con el sello Ediciones V".

"No acaricio la adopción"
Considerada ideal para promocionar la belleza, tiene dos líneas. Una, con su nombre en diminutivo, dedicada a cremas que procuran el retardo del envejecimiento de la piel; y Esika, marca internacional que la contrató para difundir la sección de maquillaje. Chiqui desmintió ser, como lo afirmaron medios nacionales, el nuevo rostro de Porcelanosa, empresa española de cerámica, de la cual han sido imágenes Sofía Loren, Isabel Preysler, Claudia Schiffer, Bo Derek y Carolina de Mónaco. Aunque reconoció que hay conversaciones sin acuerdos todavía.

Pero como si sus consejos de belleza fuesen impelables tiene uno a la mano cuando le preguntan por sus secretos: "Dormir es fundamental para recuperar la piel. Además de la risa. Para ser como Matusalén hay que tener mala memoria, para no recordar lo malo que hacemos o que nos hacen ni recordar que uno cumple años. Lo mejor es vivir relajado".

Pero habrá algo que te saque de situación…
"Con mi hija Marielena salgo de situación, porque está en la adolescencia -16 años- y tiene novio, quiere salir, tiene su mundo y asume a sus padres como sus panas".

¿Te sientes satisfecha de tu hija?
"Muy orgullosa. Ella es inteligente, dulce, estudiosa, creativa, bohemia, culta, le encanta leer, investigar. Tiene su carácter, es Tauro".

¿La ves para la televisión?
"Si, le gusta cantar. Y canta muy bien".

¿Mejor que tú?
"¿Queeeé? Claro, pero también mucho mejor que su papá".

¿Adoptar te parece una postura para ti?
"No acaricio la adopción como una posibilidad para mí, pero admiro profundamente a quien lo haya hecho".

¿El hijo con Daniel Sarcos es todavía un asunto pendiente?
"Sí, lo es, y espero que este año se concrete. Daniel y yo lo deseamos. Tengo más tiempo libre y estoy más tranquila. Yo no quiero tener un bebé para que lo cuide otra persona, sino para vivir la experiencia que no tuve con mi hija. A Marielena la atendió mi mamá, porque yo lo que hacía era trabajar".

¿Harías tu hogar en Bogotá, Miami o España?
"Para vivir, me gustaría España, y tengo un sitio en Miami donde podría estar. A Colombia llevo mi línea cosmética y tengo proyectos como actriz. No es verdad que compré apartamento en Bogotá. El hogar queda donde esté tu pareja, tus hijos, no importa el lugar geográfico, sólo basta que haya calor de familia".

¿O sea que te vas?
"Cuando pasó lo del robo en mi casa y el intento de secuestro, sí lo dije. No me gusta que mi hija vaya para el colegio acompañada con dos tipos de seguridad. El hampa invadió mi casa, y no fue sólo una vez, fueron varias veces. Aún así, no me he planteado irme de forma definitiva, por ahora".

Fuente: El Universal - Venezuela